¿Cómo se deben declarar las criptomonedas?

¿Cómo se deben declarar las criptomonedas?

Las criptomonedas están más de moda que nunca y que conviene conocer ya que son muchos los comercios online que, hoy en día, aceptan este tipo de dinero como forma de pago. Pero, ¿qué son? ¿cómo deben declararse? A continuación te ofrecemos todo lo necesario para que conozcas más sobre este tipo de moneda virtual que tanto triunfa últimamente.

¿Qué son?

Fue en el año 1998 cuando nació el concepto de criptomoneda de la mano de Wei Dai, un ingeniero informático experto en criptografía, quien propuso la creación de una moneda virtual descentralizada y anónima basada en la criptografía como método de control.

Aunque no fue hasta el año 2008, cuando se creó el Bitcoin, la primera criptomoneda, cuando este concepto empezó su desarrollo hasta cómo la conocemos ahora. El creador sigue siendo un personaje misterioso, del que solo se conoce su nombre, Satoshi Nakamoto.

Tras el Bitcoin, fueron apareciendo diferentes criptomonedas, entre las que se puede destacar el Litecoin y también han surgido miles de criptoactivos como Uniswap, Chainlink, Cardano, Ethereum, etc.

Aunque, ¿es lo mismo una criptomoneda que un criptoactivo? Aunque debes saber que toda esta terminología es nueva y no está consensuada a nivel general; la palabra criptomoneda no aparece ni en la RAE. A continuación te vamos a ofrecer las diferencias entre ambos conceptos.

Diferencias entre criptoactivo y criptomoneda

Un criptoactivo es una categoría más general, que agrupa a diferentes proyectos que tienen como base la tecnología criptográfica, cadena de bloques («blockchains») para registrar operaciones de diferente índole, tales como almacenamiento, intercambio de comunicaciones o comercial, et. Estos criptoactivos generan sus propios token, que son como participaciones de este proyecto de criptoactivo.

Por su parte, la criptomoneda se puede definir como un tipo de criptoactivo que tiene como objetivo ser medio de pago, usarse como moneda. 

Otra clasificación se olvida de esta distinción y, simplemente, divide a las criptomonedas entre las más populares y tradicionales como Bitcoin, Ethereum, Litecoin. El resto de criptomonedas las llaman Altcoins.

¿Cómo conseguir criptomonedas?

Una de las principales preguntas que los usuarios se hacen a la hora de enfrentarse a las criptomonedas, es la forma de conseguirlas, las cuales son dos formas de hacerlo y que son los siguientes:

  • Minería: en las redes de criptomonedas, la integridad y seguridad de las cuentas se hace mediante los mineros. Son personas que, usando sus ordenadores y softwares específicos, validan y fechan las transicciones, incluyéndolas en una base de datos colectiva. Por realizar dicha tarea reciben a cambio recompensas de acuerdo a unas tarifas fijadas, que se suelen pagar también con criptomonedas.
  • Trading: consiste simplemente en comprar y vender las criptomonedas como un activo más. Si lo compras a un precio y lo vendes a un precio superior, te llevarás la ganancia. Si es al revés, obtendrás una pérdida.
  •  

Estas compraventas se hacen en un exchange o plataforma de intercambio de criptomonedas, que hace la función de broker. El saldo de criptomoneda se queda en su respectiva billetera (wallet), que es el nombre con el que se conocen a dichos depósitos en el mundo cripto.

Un broker hace, simplemente, de intermediario de la compra-venta de una comisión. En España, debido a los exigentes requerimientos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no existen aún brokers autorizados. Así, nuestras criptomonedas suelen estar ubicadas en territorios fuera de España.

No obstante, existe la posibilidad de guardar tus criptomonedas en lo que se denomina una billetera fría. Esto significa que la tienes en tu poder, ya sea en tu disco duro, en un pen drive o en cualquier dispositivo autónomo de almacenamiento. Existen otras formas de obtener criptomonedas, a través de futuros, IPOs, etc.

Relación de Hacienda y las criptomonedas

Como cualquier nueva actividad, la sociedad va por delante de las leyes. Las criptomonedas apenas han sido reguladas en el ámbito fiscal. Solo tenemos consultas vinculantes realizadas por el Ministerio de Hacienda. Su legislación se basa en su inclusión , por defecto, en otros instrumentos financieros. La mayoría de la normativa fiscal vigente data incluso de fechas donde ni siquiera el término criptomoneda existía.

Las criptomonedas no es algo que Hacienda vea con entusiasmo, por su carácter descentralizado y por su opacidad. Es difícil seguirles el rastro y más considerando que se encuentran en billeteras más allá de nuestras fronteras y, especialmente, en países considerados algunos como paraísos fiscales.

Desde el punto de vista práctico, el minado es, de por sí, de carácter anónimo. Los exchanges, sin embargo, serían más fáciles de controlar. Normalmente, cuando te das de alta en un exchange, tienes que rellenar un documento como KyC (acrónimo de Know Your Cuestomer), donde debes indicar tus datos personales y fiscales. Eso sí, al ser plataformas extranjeras, Hacienda no dispone de información sobre ellas.

En España, se ha optado por considerar que se produce el hecho impositivo cuando cambia de un activo a otro. Esto significa que hay países como Portugal, que consideran que hasta que una criptomoneda no se pase a dinero FIAT, el dinero emitido por los Gobiernos Centrales, como el euro, no puede generar ganancia o pérdida.

Declarar los ingresos por minería de criptomonedas

La minería se considera como una actividad empresarial más. Hay quien considera que no es necesario darse de alta en el IAE. Aunque la administración dice que es necesario este trámite por «el mero ejercicio en territorio nacional, de actividades empresariales, profesionales o artísticas, cuando en dicho ejercicio se ordenen por cuenta propia medios de producción y/o recursos humanos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicio».

Así, los ingresos derivados de la minería se minoran por los gastos necesarios para, así, obtener el beneficio correspondiente. Dicho beneficio tributa en la escala general, si eres autónomo, estando obligado a darte de alta en esta actividad y hacer los correspondientes modelos 130.

Respecto al epígrafe del IAE al que darse de alta, al no existir de forma explícita esta actividad, se recomienda incluirlo, de acuerdo a la regla 8ª de la Instrucción para la aplicación de las Tarifas, en el grupo o epígrafe dedicado a las actividades no clasificadas en otras partes a las que por su naturaleza se asemejen.

Declarar los ingresos por compraventa de criptomonedas

La criptomoneda es considerada un activo más. Así que el beneficio o pérdida generada con cada operación entrará a formar parte de la base imponible del ahorro en la Declaración de la Renta, tributando con las mismas reglas que una ganancia o pérdida patrimonial.

Si se realizan muchas operaciones con diferentes criptomonedas, aquí aplica la misma sistemática que con otros activos financieros, como las acciones. Si son operaciones sobre el mismo activo, se aplica la regla FIFO (Primera entrada, primera salida) a la hora de determinar el valor de adquisición.