Esto es todo lo que tienes que tener en cuenta para elegir la mejor gestoría para tu negocio

Esto es todo lo que tienes que tener en cuenta para elegir la mejor gestoría para tu negocio

Si eres un autónomo y tienes una empresa o sociedad laboral, puede que no “seas un hacha” y no entiendas nada de papeleo ni de trámites burocráticos y es por eso para lo que están las gestorías o asesorías, para ayudarte (a través de sus profesionales) en todo lo referente a impuestos, que te ayuden a optimizar recursos y hacer crecer tu empresa.

¿Estás pensando en contratar los servicios de una gestoría? A continuación te explicamos en qué consiste este tipo de empresa y algunos de los aspectos a tener en cuenta para elegir la mejor para ti.

¿Qué es una gestoría?

Se puede definir la gestoría como una empresa que ofrece servicios de gestión de administración a empresas y autónomos. Toda gestoría está dirigida, al menos, por un gestor administrativo acreditado por un colegio profesional. En la actualidad, la gestoría juega un papel esencial para las empresas y autónomos, sobre todo en lo que se refiere a la externalización de servicios.

Diferencias entre gestoría y asesoría

Muchos tienden a confundir ambos conceptos, pero es cierto que para conocer las funciones de una gestoría, lo mejor es compararla con los que ofrece una asesoría. Esta última tiene un papel circunscrito al asesoramiento fiscal, contable y laboral, mientras que la gestoría toca aspectos muy amplios y un servicio más amplio de trámites como son los siguientes:

  • Trámites laborales como alta y baja de trabajadores, contrataciones, despidos y gestión de nóminas y otras gestiones con la Seguridad Social.
  • Trámites tributarios como presentación de impuestos en la Administración pública fiscal (Agencia Tributaria en España).
  • Ayuda y tramitación para la adquisición de un programa de facturación, incluso su posterior gestión.
  • Gestión de contabilidad y facturación de un negocio.
  • Gestión para la constitución de una empresa.
  • Tramitación de ayudas y subvenciones, tanto públicas como privadas.
  • Gestión y tramitación de altas y bajas de autónomos.
  • Representación legal y oficial entre la empresa o autónomo y la administración pública.
  • Tramitaciones relacionadas con herencias, licencias o certificados varios de la administración de extranjería o incluso multas de tráfico.

Estas son solo algunas de las diferencias entre la gestoría y la asesoría. Además, el papel del asesor está restringido a las áreas laboral, fiscal y contable. Por su parte, el oficio de gestor administrativo está más regulado que el de asesor. Se necesita un título universitario (Administración y Dirección de Empresas, Económicas o Derecho) para ejercerlo y formar parte del Colegio de Gestores Administrativo que, en España, se distribuye de forma regional y provincial. También, a nivel nacional, existe el ConsejoGeneral de los Gestores Administrativos de España.

Eso sí, aunque son muchas las diferencias entre la gestoría y la asesoría, es verdad que, cada vez, es más frecuente la convergencia y complementariedad entre ambas y en determinadas asesorías se presentan como gestorías y viceversa.

Si estás pensando en contratar los servicios de una gestoría/asesoría, a continuación te vamos a ofrecer algunos de los aspectos clave a tener en cuenta para elegir la que más se adapte a tus necesidades y también a tu presupuesto.

Tipo de servicio que necesitas

Lo primero que tendrás que decidir es si necesitas un servicio de asesoría fiscal, contable o ambos. Lo normal es que los profesionales suelan ofrecer los dos pero, ¿en qué se diferencian?

Por una parte, la asesoría contable se encarga de realizar la contabilidad de la empresa para asegurarse de que todos los movimientos de la empresa se recogen y se reflejan de forma correcta. Es decir, hacen la contabilidad y rellenan ciertos libros, algo que es obligatorio según la administración. Por otra parte, el servicio fiscal se centra en revisar documentación (como facturas emitidas y recibidas, entre otros) y, sobre todo, completar y entregar los modelos tributarios con toda la información de la empresa.

Lo normal, hoy en día es que las gestorías y asesorías presenten sus servicios a través de planes que incluyen diferentes servicios. No dudes en pedir el catálogo completo y analiza si alguno de estos planes se adapta a tus necesidades. Normalmente, estos planes van del más básico (perfecto para empresas pequeñas o autónomos) hasta el más completo (que está pensado para empresas medianas o grandes). Antes de contratar nada, infórmate bien lo que incluye cada uno y los servicios que no están incluidos para así no llevarte una sorpresa más tarde.

Mirar la calidad

Aunque el precio del servicio de la asesoría y gestoría es muy importante y un factor determinante, aunque no es conveniente escatimar si estamos hablando de las finanzas de tu empresa y su crecimiento. 

Por encima del precio deberás valorar la calidad del servicio que te ofrece la gestoría/asesoría. Fíjate en cómo es la atención y el trato que recibes en los primeros contactos y déjate guiar por tus sensaciones.

Aporte de información actualizada

Una de las principales quejas de la gran mayoría de autónomos y empresarios es que su asesoría no le ofrece información actualizada sobre su sector, trámites o ayudas a las que puede acceder. 

La tecnología forma parte ya de nuestra vida y si estás viviendo un proceso de digitalización en tu empresa querrás que tu gestoría apueste de lleno por las nuevas tecnologías y que esté totalmente actualizada. Es decir, querrás que cuenten con web y redes sociales, así como que utilicen softwares o herramientas de gestión.

Formación de sus profesionales

Preguntar si el asesor que te atenderá tiene experiencia previa en una empresa de tu mismo sector. Por ejemplo, es de valorar que el despacho conozca tu negocio tan bien como tú. Con esto podrán ofrecerte un asesoramiento más adecuado y comprender las necesidades de tu negocio.

Reputación

Hoy en día, en Internet vas a poder encontrar información sobre cualquier gestoría/asesoría. Así que una vez tengas una lista con tus favoritas, no dudes en buscar opiniones de ellas en sitios como Facebook, Google o LinkedIn para ver qué opinan otros clientes ya que estas reseñas u opiniones te pueden ayudar a tomar una decisión final.