¿Cómo hacer cuenta de pérdidas y ganancias?

cuenta pérdidas y ganancias

¿Cómo hacer cuenta de pérdidas y ganancias?

A la hora de gestionar la contabilidad de tu empresa, debes saber que la cuenta de pérdidas y ganancias es uno de los elementos que debes tener en cuenta para que la gestión contable de tu compañía sea perfecta. Si nunca has escuchado hablar de este término, has llegado al sitio adecuado puesto que, a lo largo de este post, te vamos a ayudar a que entiendas mejor en qué consiste y cómo poder hacer la cuenta de pérdidas y ganancias de forma eficaz.

¿Qué es la cuenta de pérdidas y ganancias?

Básicamente, se puede definir la cuenta de pérdidas y ganancias como un balance en el que se muestra el resumen de todos los ingresos y gastos producidos durante el ejercicio económico y el resultado final del mismo, que será beneficio o pérdida. En la cuenta de pérdidas y ganancias se reflejan los siguientes datos de tu empresa:

  • Qué ingresos has obtenido.
  • Qué gastos has realizado.
  • El importe del resultado que se obtiene al restar los gastos de los ingresos.

Como debería estar claro, si se ha gastado más de lo que se ha ingresado, existirá una pérdida y si se ha gastado menos de lo que se ha ingresado, se producirá un beneficio. La cuenta de pérdidas y ganancias, junto con el balance de situación y la Memoria, forma parte de las cuentas anuales que toda sociedad debe depositar en el Registro Mercantil cada año.

¿Cómo estructurar la cuenta de pérdidas y ganancias?

Esta cuenta (que se podría llamar de resultados) se caracteriza por un formato vertical y se divide en apartados según el tipo de resultado que se obtiene. Se pueden diferenciar los resultados propios de la explotación o actividad normal de la empresa de los resultados financieros y desaparece la categoría de resultados extraordinarios. 

Las principales partes de la cuenta de resultados que existen son las siguientes:

  • Ventas netas: que son los ingresos resultantes de la actividad ordinaria de la empresa y que se han obtenido por la venta de los productos o servicios. Estas ventas netas se obtienen restando el Precio de Venta al Público los descuentos y las rebajas que se aplican a este.
  • Coste de ventas: son los costes que hay sobre las ventas. Al ser variables las ventas (es decir, no siempre se vende la misma cantidad), los costes de las ventas también son costes variables.
  • Margen bruto sobre ventas: se trata de la diferencia entre los ingresos por las ventas netas y los costes de ventas.
  • Gastos de explotación: son gastos fijos, ya que no dependen del volumen de ventas que se tenga. Es decir, son gastos que la empresa necesita para que pueda vender y ser viable. Los principales gastos de explotación que toda empresa puede tener son los gastos de personal, impuestos, suministros o publicidad.
  • Dotación para amortizaciones: es la cantidad de dinero que se tiene que contabilizar como gasto como consecuencia del desgaste que sufren los elementos del inmovilizado por el uso en el proceso de producción.
  • Resultados de explotación: es la diferencia entre ingresos y gastos relacionados con la actividad de la propia empresa.
  • Resultados financiero: se consigue cuando se realiza la diferencia entre los ingresos que la empresa ha tenido como resultado de sus inversiones y los gastos financieros que ocurren por el uso de financiación externa.
  • Resultado antes de impuestos (BAT): se suma el resultado de las actividades ordinarias más el resultado financiero.
  • Resultado del ejercicio o beneficio neto después de los impuestos (BN): es el resultado que se obtiene de restar al BA el impuesto sobre el beneficio. El resultado que sale de aquí es el que se incluye en el balance.

¿Quién debe presentar la cuenta de resultados?

Debes saber que no todos los empresarios tienen la obligación de presentar las cuentas anuales en el Registro Mercantil. Las cuentas de pérdidas y ganancias, al ser uno de los estados financieros que forman parte de las cuentas anuales, tampoco se tienen que presentar obligatoriamente en algunos casos. 

Es decir, los empresarios individuales o autónomos que no desarrollen una actividad empresarial y no tributen en estimación directa no tienen que entregar el estado de ingresos y gastos.

¿Dónde se presenta?

Si tienes que presentar la cuenta de resultados, las empresas tienen un plazo de 3 meses para poder elaborarla. En España, por ejemplo, la institución que se encarga de la recaudación es la Agencia Estatal Tributaria.

Aunque las cuentas anuales se presentan en el Registro Mercantil para que se legalicen y registren, Hacienda o los organismos equivalentes regionales también necesita disponer de dicha información. De esta forma, pueden identificar cuál es el margen de beneficio de una empresa y el grado de implicación en las arcas generales.