¿Quieres saber cuáles son las diferencias entre el NIF y el CIF?

¿Quieres saber cuáles son las diferencias entre el NIF y el CIF?

Aunque muchos no lo crean, el término CIF (Código de Identificación Fiscal) no existe de forma legal en España desde el año 2008 y se usa el término NIF (Número de Identificación Fiscal) tanto para personas jurídicas como físicas. El CIF fue derogado por el Real Decreto 1065/2007 de 27 de julio de 2007, en el que se define el uso del NIF tanto para personas físicas como jurídicas.

Así que si quieres saber cuáles son las diferencias entre ambos, tanto el formato antiguo como el actual, no pares de leernos porque te vamos a explicar en qué consisten para que entiendas todo sobre estas siglas.

¿Qué es el NIF?

El Número de Identificación Fiscal (NIF) lo que funciona es a modo de clave para permitir identificar, de forma inequívoca, a personas jurídicas y físicas. Anteriormente al decreto publicado en el año 2008 solo se usaba para personas físicas pero, desde ese año, ya empezó a ser usado para personas jurídicas.

¿Cuáles son los dígitos que componen el NIF?

En el caso de personas jurídicas, el NIF se compone de 9 dígitos, los cuales son los siguientes:

  • Una letra en la primera posición y que indica la forma jurídica y la nacionalidad de la entidad.
  • Un número de siete dígitos. Dos números son para indicar la provincia y 5 números que son asignados según el orden de inscripción de la entidad en el Registro Mercantil de la provincia.
  • Un dígito de control, que es la letra o número que permite valorar el formato de un NIF.

En cuanto a las letras, estas son las que puede tener un NIF y con qué se corresponden:

  • A: Sociedades Anónimas.
  • B: Sociedades de Responsabilidad Limitada.
  • C: Sociedades Colectivas.
  • D: Sociedades Comanditarias.
  • E: Comunidades de Bienes.
  • F: Sociedades Cooperativas.
  • G: Asociaciones.
  • H: Comunidades de Propietarios en Régimen de Propiedad Horizontal.
  • J: Sociedades Civiles, con o sin personalidad jurídica.
  • N: Entidades No Residentes.
  • P: Corporaciones Locales.
  • Q: Organismos Públicos.
  • R: Congregaciones e Instituciones Religiosas.
  • S: Órganos de la Administración del Estado y las Comunidades Autónomas.
  • U: Uniones Temporales de Empresas.
  • V: Otros tipos no definidos anteriormente.
  • W: Entidades No Residentes en España.

¿En qué se diferencia el DNI del NIF?

También es recomendable que sepas en qué se diferencia el DNI (Documento Nacional de Identidad) del NIF y es que el DNI es un documento personal e intransferible que se utiliza para autenticar la identidad y nacionalidad española de la persona titular de dicho documento. El DNI es expedido por la Dirección General de la Policía (Ministerio del Interior) y se puede utilizar para muchas gestiones diarias. Algunas de esas gestiones son servir como pasaporte en los países en los que se permite el DNI como medio de entrada, como firma electrónica de documentos y para verificar la autenticidad de la firma.

En cambio, el NIF se utiliza para trámites a efectos tributarios y aduaneros. Es decir, cualquier persona jurídica y física que vaya a realizar operaciones tributarias tienen la obligación de tener un Número de Identificación Fiscal (NIF), el cual debe ser incluido en las declaraciones o comunicaciones que hagan ante la Administración y también en las autoliquidaciones.

Si las personas que tienen nacionalidad española pero que no tienen obligación de disponer de DNI (es decir los españoles no residentes en España o los residentes menores de 14 años), la administración les asignará un Número de Identificación Fiscal (NIF) siempre que lo soliciten. Para los no residentes, empezará por la letra L y para los menores por la letra K.

Asimismo, también debes saber que es el NIE (Número de Identificación de Extranjero). Si una persona carece de nacionalidad española y no dispone de NIE (transitorio o definitivamente), tendrá que solicitar a la Administración tributaria la asignación de un NIF, cuando vaya a realizar operaciones con trascendencia tributaria. Dicho NIF para personas extranjeras sin nacionalidad española estará formado por 9 caracteres: una letra inicial, que será la M, 7 caracteres alfanuméricos y un carácter de verificación alfabético. Si tienes un NIF con las letras L,K y M y posteriormente obtienes el NIE o el DNI tendrás que comunicárselo a la Agencia Tributaria en el plazo de 2 meses.

¿Por qué aún se sigue viendo el CIF?

Eso sí, puede que te hayas percatado y en alguna factura, webs o cuando un cliente facilita sus datos, incluso hoy en día veas el CIF. Lo cierto es que, a modo coloquial, sigue utilizándose, pero en términos legales es el NIF y esto es lo que deberías hacer constar en tus facturas cuando registres la información del cliente o proveedor o bien, si eres una empresa, al facilitar tus datos fiscales.

¿Cómo puedes saber el NIF de una empresa o de un trabajador autónomo?

Si necesitas conocer este dato de cualquier profesional autónomo o empresa, lo más fácil es que se lo pidas. Aunque, si no es posible, puedes acudir a algunos portales web para encontrar el NIF de tu cliente o proveedor y otros datos como el domicilio fiscal o el nombre de la empresa.

¿Cómo se forma el NIF de una empresa?

El NIF de personas jurídicas se suele formar con 1 letra y 8 números. La primera letra indica el tipo de sociedad y, a continuación, los ocho dígitos que también tienen un significado concreto. Los dos primeros indican la provincia. Los cinco números siguientes (los de las posiciones 4 a 8) indicen un número correlativo de inscripción de la organización en el registro provincial. Por último, el dígito número 9 es un código de control que puede ser un número o una letra.