¿Qué es el fondo de maniobra y cómo se puede calcular?

Tipos de retenciones de IRPF según tu actividad

¿Qué es el fondo de maniobra y cómo se puede calcular?

Para una empresa, el fondo de maniobra es un concepto clave que hará que el éxito de la misma se produzca o no. Básicamente, se puede definir como la parte del activo circulante que es financiada con recursos de carácter permanente. Lo que se puede simplificar en que es una medida de la capacidad que tiene una empresa para continuar desarrollando sus actividades, de forma normal, a corto plazo. 

Aunque normalmente es conocido como fondo de maniobra, también recibe otros nombres como capital circulante, capital de trabajo, fondo de rotación, capital corriente o capital de rotación. En inglés, por si lo ves alguna vez reflejado en algún documento, se denomina working capital.

Qué es el fondo de maniobra y cómo se calcula

Diferentes posiciones adoptadas por el Fondo de Maniobra

A la hora de calcularlo, el Fondo de Maniobra puede interpretarse de tres formas diferentes o adoptar tres posiciones, las cuales son las siguientes:

  • Nulo o =0: esta situación se producirá cuando el activo circulante sea igual al exigible a corto plazo. La empresa cuyo fondo de maniobra sea igual a 0 corre el riesgo de no poder hacer frente a sus compromisos de pago a corto plazo si se llega a retrasar el cobro de algún cliente.
  • > 0 o positivo: se produce cuando el activo circulante sea mayor al exigible a corto plazo. Será una situación en la que la empresa será capaz de hacer frente a sus compromisos de pago inmediatos.
  • < 0 o negativos: se presenta cuanto el activo circulante es menor al exigible a corto plazo. Es la peor situación para una empresa porque no va a poder hacer frente a sus compromisos de pago a corto plazo, estando, por tanto, en situación de suspensión de pagos.

Como hemos indicado, estas son las tres situaciones en las que se puede encontrar cualquier empresa. La más óptima, sin duda alguna, es presentar un fondo de maniobra positivo. Así, contaría siempre con un colchón de seguridad a la hora de poder atender a sus obligaciones. Es decir, si la empresa tiene retraso en el cobro de sus clientes, podrá responder al pago de sus proveedores.

Eso sí, el fondo de obra no debe ser muy excesivo o elevado y seguro que te preguntarás, ¿por qué? Pues básicamente, porque esto conllevaría un coste de oportunidad. Es decir, si el capital circulante es muy amplio, la empresa tendrá recursos sin rentabilizar que podrá destinar a nuevas inversiones. Es por ello por lo que el fondo de maniobra va a depender de una serie de factores como puede ser, por ejemplo, el sector en el que opere la empresa, el plazo medio de pago a proveedores, el plazo medio de producción o el plazo medio de cobro de clientes, entre otros factores.

Por otra parte, un ejemplo claro de empresas que pueden presentar un fondo de maniobra negativo pero no presentar suspensión de pagos es el de la alimentación. Esto se debe, fundamentalmente, a que el cobro de clientes se realiza al contado y el pago a proveedores se suele hacer a 90 días, dos características que le permiten a este tipo de empresas el seguir funcionando sin ningún tipo de problema.

Tipos de Fondo de Rotación según su naturaleza

Tipos de Fondo de Rotación según su naturaleza

Además de estas tres situaciones, se puede destacar que el Fondo de Rotación, en función de su naturaleza, operacional o extraoperacional, se puede dividir en los siguientes tipos:

Operacional (FREop)

FREop = Activo Circulante operacional — Recursos ajenos a corto plazo comerciales = (Realizable + Exigible operacional + Disponible) — Recursos Ajenos a c. p. comerciales

El exigible operacional está constituido por los derechos de cobro relacionados con la explotación de la empresa (clientes y deudores varios). El disponible, por su parte, lo constituye la tesorería que posee la empresa para poder atender al tráfico normal de la empresa, excluyendo todos los posibles excesos de tesorería.

Extraoperacional (FREext) o ajeno a la explotación de la empresa

FREext= Activo Circulante extraoperacional — Recursos ajenos a corto plazo no comerciales = (Exigible no operacional) — Recursos ajenos Ajenos a c. p. no comerciales

Los activos extraoperacionales más comunes son las inversiones de carácter financiero.

¿Cómo se calcula el fondo de rotación?

Una vez sabes ya todo esto sobre el Fondo de Rotación, es conveniente que conozcas cuál es la mejor forma de calcularlo. Esta operación se realiza de forma muy sencilla y básicamente se hace restándole al Activo Corriente (AC) el Pasivo Corriente, o lo que es lo mismo, la parte del activo a corto plazo que no está financiada con recursos ajenos a corto plazo o pasivo corriente. La fórmula sería la siguiente:

FR= AC-PC

Aunque, según el sistema de partida doble seguido en contabilidad, hace que también pueda estimarse el Fondo de Rotación a través de la perspectiva de la financiación a largo plazo, como aquella parte de recursos financieros permanentes o a largo plazo (Patrimonio Neto -PN- y Pasivos No Corrientes -PNC-) que no sustenta o financia al Activo No Corriente (ANC), siendo la fórmula la siguiente:

FR= (PN + PNC) – ANC

Las dos fórmulas llegan al mismo resultado, aunque son muchos los autores que se refieren al Fondo de Rotación con esta última y denominándolo como Capital Circulante.

Lo que queda claro de todo ello es que un Fondo de Maniobra o Rotación Negativo no es una de las cosas más recomendables para cualquier tipo de empresa. Pero, todo tiene solución y se puede corregir esta situación. Para ello, habría que poner en práctica algunos de estos consejos:

  • Anticipo de cobros: por ejemplo practicando el descuento de pagos o el factoring, haciendo así que las entidades financieras adelanten el pago de las facturas de clientes.
  • Retraso de pagos a la Administración Pública: es decir, pedir un aplazamiento de los pagos a Hacienda, ya que esto puede ayudar a desahogar las cuentas de tu empresa.
  • Fomentar el pronto pago: a través de rebajas o descuentos, en momentos en que necesites mucha liquidez. Bajando considerablemente los precios u ofreciendo grandes descuentos por pronto pago verás aumentadas las ventas e ingresos, consiguiendo, por lo tanto, liquidez de forma rápida.
  • Negociación de los plazos de pago: es una acción de negociación con la que puedes conseguir llegar a un acuerdo y obtener un mayor plazo para pagar a tus proveedores.