Impuesto de Sociedades: ¿cuáles son los gastos deducibles y cuáles no?

impuesto sobre sociedades 1

Impuesto de Sociedades: ¿cuáles son los gastos deducibles y cuáles no?

impuesto sobre sociedades 1

Si eres autónomo y llevas toda tu vida laboral quebrándote la cabeza a la hora de encarar las deducciones de tu sociedad en el Impuesto de Sociedades, como si es la primera vez que afrontas este trámite, a continuación te vamos a ofrecer una guía con todos los aspectos fiscales que deberías conocer para poder deducirte gastos.

Definición del Impuesto de Sociedades

Básicamente, se puede definir el Impuesto de Sociedades como un tributo al que tienen que hacer frente todas las personas jurídicas que operan en el territorio español. Es, por tanto, una cantidad de dinero a la que las sociedades deben hacer frente, ya que grava su renta y declara la capacidad económica de las mismas.

Son las normativas, tanto nacionales como regionales, las que marcan cómo se calcula dicho impuesto, en el que entran variables como:

  • Ingresos obtenidos en el período fiscal inmediatamente anterior.
  • Total de base imponible por el que se tributará.
  • Gastos deducibles.

Siempre hay confusión entre qué tipo de gastos se pueden deducir y cuáles no se pueden deducir por mucho que se quiera. Aunque antes queremos aclararte otras.

¿Qué compañías deben abonar el Impuesto de Sociedades sin excusa?

Lo primero a tener en cuenta con un impuesto es si se está obligado o no a hacerle frente. En el caso del Impuesto de Sociedades, las sociedades mercantiles, sean del tipo que sean, no podrán eludir el pago de este impuesto, aunque también tendrán que hacerlo las sociedades civiles con objeto mercantil.

Otras formas jurídicas obligadas a afrontar el Impuesto de Sociedades son las cooperativas, así como las sociedades agrarias de transformación o las agrupaciones de interés económicos (más conocidas por sus siglas AIE). Asimismo, las fundaciones y asociaciones tendrán que hacer lo propio en caso de tratarse de ONGs o colegios profesionales.

También hay que sumarle las comunidades de titulares de montes vecinales y los fondos de pensiones.

¿Cuáles son los gastos deducibles?

impuesto sobre sociedades 1

Los gastos deducibles en el Impuesto de Sociedades pueden no ser tan claros. Así que, para tenerlos claros y que no haya dudas, a continuación los hemos agrupado, para que así tu sociedad pueda soportar la menor carga fiscal que sea posible. Estos son los gastos deducibles:

  • Los derivados de la Formación Profesional: toda compañía está obligada a ofrecer esto a sus empleados, pero en muchos casos, suele estar bonificada en el IS.
  • Deducciones por incentivos a la inversión, pero también puedes aprovecharte de este tipo de deducción si contribuyes a editar libros, producir películas o fomentar Bienes de Interés Cultural.
  • Muchas iniciativas llevadas a cabo para la conservación del medioambiente están también subvencionadas en el Impuesto de Sociedades, así que no dudes en informarte. Este tipo de actividades, además repercuten, muy positivamente, en la imagen de marca de tu empresa, por lo que el beneficio es aún mayor.
  • La I+D+I no pasa por buenos momentos en los últimos tiempos. Es por eso que, en busca de incentivarla, se ha llevado a convertir las inversiones en el campo de la investigación, el desarrollo y la innovación a ser deducibles gracias al valor añadido que suponen.
  • También existen deducciones para las iniciativas de generación de empleo, también para ciertas minorías o empleados con alguna discapacidad.

¿Qué requisitos debes cumplir para la deducción de gastos en Impuesto sobre Sociedades?

Si has pasado de autónomo a sociedad limitada y pensabas que podrías deducirte las mismas cosas, esto no es así. Sin embargo, te interesará saber que los requisitos para la deducción de gastos en el Impuesto de Sociedades son idénticos. Son los siguientes:

  • Todos los gastos que pretendas deducir deben estar plenamente justificados con sus correspondientes facturas. En ellas deben aparecer la fecha de transacción como los datos fiscales de la sociedad.
  • El gasto debe estar relacionado directamente con la actividad económica de la compañía.
  • Si cumples con los dos pasos anteriores, para que el gasto sea deducible debe quedar perfectamente registrado en los libros de cuentas de la entidad. Es decir, tiene que aparecer entre las pérdidas y ganancias de la compañía para que sea computable de cara al Impuesto de Sociedades.
  • Dichos gastos deducibles deben estar dentro del período impositivo en el que se produjeron.

¿Qué gastos no son deducibles?

impuesto sobre sociedades 1

Además de los gastos que no cumplan con los requisitos nombrados anteriormente, hay otra serie de gastos que está especialmente contemplado que no sean deducibles en el Impuesto de Sociedades:

  • Reparto de dividendos o cualquier otro tipo de compensación económica a los socios de la compañía.
  • Sanciones económicas.
  • Cualquier tipo de operación económica en la que una de las partes haya hecho pasar su dinero por un paraíso fiscal.
  • Gastos derivados de la finalización de la relación laboral cuando estos excedan de ciertas limitaciones legales.
  • Tampoco serán deducibles las provisiones y amortizaciones que superen los límites marcados por la ley.
  • Los donativos que se hagan en nombre de la sociedad, pero que no estén directamente relacionados con la promoción de la misma.

Aunque estos no son los gastos que no se pueden deducir sobre el Impuesto de Sociedades, sí es cierto que son los más importantes.

En definitiva, se puede decir que serán gastos deducibles en el Impuesto de Sociedades aquellos que correspondan a operaciones reales, estén correlacionados con la obtención de ingresos, estén debidamente contabilizados, hayan sido imputados temporalmente con arreglo a devengo y estén debidamente justificados. Y siempre que no se trate de gastos no deducibles expresamente indicados en la Ley.