¿Qué tienes que hacer para registrar el nombre de tu marca o empresa?

¿Qué tienes que hacer para registrar el nombre de tu marca o empresa?

Para cualquier empresario que se precie, uno de los momentos clave a la hora de crear su empresa, es elegir el nombre perfecto con el que llegar al público. La elección puede ser, lo más simple o lo más compleja, dependiendo también de tu nivel de exigencia y de creatividad. Pero, una vez tengas elegido, debes registrarlo para que solo tu empresa sea la que lo utilice. Si andas perdido en este proceso, no te preocupes, ya que vamos a explicarte todo el proceso que tienes que llevar a cabo para poder registrar de forma correcta el nombre de tu marca o empresa.

¿Por qué registrar el nombre?

Esta es la primera pregunta que debe ser respondida. Básicamente, la necesidad de registrar el nombre de una empresa o marca se debe al éxito que puede tener el negocio puesto en marcha en el mercado. Así que, registrando el nombre, lo protegerás para que así otros no se aprovechen de la reputación que consigas.

Asimismo, si no registras el nombre te arriesgarás a que la competencia te lo pueda robar en el caso de que tengas éxito y tu nombre sea sinónimo de ingresos, un enlace que resultará fatal para tu negocio.

Es por eso por lo que si no quieres que esto te ocurra, no dejes de leernos porque a continuación te vamos a explicar cómo registrar el nombre de tu marca o negocio de la forma más fácil posible.

¿Qué es la marca nacional?

La definición de marca es bastante sencilla y se puede definir como la identificación comercial primordial y/o el conjunto de varios identificadores con los que se relaciona y ofrece un producto o servicio en el mercado. Por tanto, se puede decir que la marca es el título que concede un derecho exclusivo de utilización de un signo para así identificar un producto en el mercado y poder diferenciarlo de la competencia.

Pero, ¿qué se puede poner como nombre de marca? El registro de marcas solo permite inscribir palabras o combinaciones de ellas, imágenes, figuras, símbolos, cifras, letras y formas tridimensionales. En cuanto a prohibiciones como nombre de marca están los nombres genéricos, los indicadores geográficos, los signos que describen un producto o servicio y los signos engañosos o contrarios al orden público. Asimismo, es obvio, pero tampoco se permiten los signos idénticos o similares a marcas ya registradas para productos muy similares.

¿En que consiste un nombre comercial?

A la hora de hablar de marcas y nombres, otro concepto que tienes que tener en cuenta es el de nombre comercial. Según la Oficina de Patentes y Marcas, se trata de la denominación o signo que identifica a una empresa en el tráfico mercantil y que sirve para identificarla, individualizarla y distinguirla de las demás empresas que desarrollan actividades idénticas o similares.

Por tanto, se puede decir que la principal diferencia entre marca y nombre comercial es que la marca sirve para distinguir productos o servicios en el mercado y el nombre comercial sirve para diferenciar a una empresa respecto a otras empresas del mismo o diferente sector.

¿Qué es la denominación social?

Y el otro concepto a tener en cuenta es la denominación social, que es el nombre que identifica a una persona jurídica en el tráfico mercantil como sujeto de relaciones jurídicas y, por tanto, susceptibles de derechos y obligaciones.

Algunas cuestiones a tener en cuenta a la hora de elegir la marca o nombre comercial

Aunque el régimen de protección de marcas y nombres comerciales es muy parecido, sí que es verdad que existen algunas particularidades respecto al nombre comercial, como son las siguientes:

  • El nombre comercial solo se puede transmitir con la totalidad de la empresa.
  • Cada empresa puede solo registrar un nombre comercial que la identifique pero puede registrar varias marcas.
  • Al presentar la solicitud, si nombre comercial o marca incluyen algún diseño gráfico o una determinada tipografía o colores, tendrá que tener un diseño elaborado, ya que tendrás que presentar reproducciones que distingan realmente a tu nombre o marca.

¿Cuánto dura un nombre comercial o una marca?

Desde que deposites la solicitud, la marca o nombre comercial elegido, tiene un período de validez de 10 años. Tras ese plazo, la marca o nombre comercial se pueden renovar indefinidamente. Eso sí, para que se mantenga en vigor el signo distintivo es necesario que abones unas tasas.

La tramitación de la solicitud, debes saber, que durará en torno a 8-15 meses y a los 10 años deben renovarse. Aunque no te preocupes si eres una persona olvidadiza ya que la Oficina Española de Patentes y Marcas te avisará, con suficiente antelación, del plazo de vencimiento.

¿Cuánto cuesta registrar tu nombre comercial o marca?

En España, hasta ahora, el precio por el registro de una marca o nombre comercial es de 144,58€ por la primera clase solicitada. Aunque si realizas la solicitud online obtendrás un descuento del 15%, situándose las tasas en 122,89€. Si en la misma solicitud se pide una segunda marca o nombre comercial, el coste será de 93€.

Cada diez años, tendrás que hacer frente a la renovación y debes saber que el importe de estas tasas se actualiza, de forma anual, a través de la Ley de Presupuestos Generales del Estado.

¿Dónde se presenta la solicitud?

Esta solicitud para registrar un nombre comercial o marca se puede presentar en los órganos competentes de las Comunidades Autónomas. También te puedes dirigir al órgano que corresponda en los diferentes registros de las Administraciones Autonómicas habilitadas al efecto, haciéndolo por carta a través de las oficinas de Correos, en sobre abierto, por correo certificado y con acuse de recibo.

Asimismo, la solicitud de registro se puede realizar de forma electrónica, rellenando un formulario. Como ya te hemos indicado antes, esta forma de hacer el registro presenta un descuento del 15%.

¿Cómo debe ser la marca o nombre comercial que registres?

Por último, nos gustaría aclararte que una de las principales características que debe presentar la marca o nombre comercial que elijas para tu negocio debe ser fácil de memorizar. Es decir, debes hacer que tu negocio sea algo comprensible y asimilable.

Antes de acudir al registro con el nombre elegido, comprueba que este no esté ya elegido, es decir, que no haya sido registrado previamente. Esto te evitará, sin duda alguna, gastos y trámites innecesarios. Para ello, solo debes utilizar el buscador de la web de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).