¿Qué son las remesas bancarias y cómo generarlas con la normativa SEPA?

¿Qué son las remesas bancarias y cómo generarlas con la normativa SEPA?

Como empresario o autónomo, a la hora de gestionar tus facturas, siempre es bienvenida cualquier ayuda para que así tardes menos tiempo en elaborar las facturas de tu negocio y sea un aspecto del mismo que controles a la perfección. Si no has escuchado hablar de las remesas bancarias es un buen momento para que aprendas en qué consisten y por qué pueden ayudarte tanto en el momento de elaborar la facturación de tu empresa.

¿Qué es una remesa bancaria?

Este es un concepto que se refiere a la compactación de varios recibos domiciliados pendientes de pago en un único documento financiero. Lo que este fichero único te va a permitir a la empresa o profesional que lo genera liquidar por completo la compraventa del producto o servicio al que se refiere.

En la actualidad, una de las prácticas más habitual a la hora de gestionar la facturación por parte de las empresas son las remesas y se debe a que son muy cómodas ya que, en vez de gestionar las facturas una a una, permiten pasarle al banco un archivo unificado para que gestione todas las facturas a la vez.

¿Cómo tienes que hacer una remesa bancaria?

Si quieres, en algún momento, realizar una remesa bancaria, lo que tendrás que aprender es cómo hacerla de forma correcta. Lo que debes saber, antes de hacerla, es que deberás incluir, en todas tus facturas todo un conjunto de campos concretos que te van a resultar imprescindibles más adelantes. Estos campos son:

  • Número de factura.
  • Fecha de emisión.
  • Importe total.
  • Contacto del cliente.
  • IBAN del cliente.

Normalmente, estos datos se tienen que incluir en las facturas habituales pero, a la hora de hacer una remesa bancaria, además, necesitarás indicar todo un conjunto de datos totalmente imprescindibles como son:

  • Nombre de la remesa.
  • Nombre del ordenante (tu empresa=.
  • Fecha en la que se genera la remesa.
  • IBAN de la cuenta bancaria en la que deberá abonarse la transferencia.
  • Referencia de la orden de domiciliación.
  • ID del acreedor.

La remesa bancaria es un documento de tipo financiero por el que das instrucciones a un banco para que gestione en nuestro nombre el pago o cobro de sumas de dinero que debes a tus proveedores o te adeudan tus clientes, según sea el caso. Esto es lo que comúnmente se recibe como girar varios recibos en una misma operación.

Y a la hora de elaborar cualquier tipo de remesa bancaria, debes saber que debe ceñirse completamente a la normativa SEPA. ¿Sabes qué engloba esta normativa? No te preocupes que a continuación te lo contamos para que así aprendas a hacer una remesa bancaria de forma totalmente correcta.

¿Qué es SEPA?

SEPA se refiere a las siglas de de Single Euro Payments Area y con estas siglas lo que se refiere es a la zona geográfica en la que tanto ciudadanos como empresas pueden realizar cobros y pagos en Euros. Lo más interesante de esta normativa es que permite que, dentro o fuera de las propias fronteras de quien los genera, estos pagos y cobros ser realizan en igualdad de condiciones, además con los mismos derechos y obligaciones.

Lo que implica estar dentro de la zona SEPA es beneficiarse de las mismas condiciones, independientemente del país en el que te encuentres y esto es posible gracias a la Directiva Comunitaria de Servicios y Pagos, presente en un total de 34 estados (que son los 28 miembros de la Unión Europea, además de Noruega, Islandia, Liechtenstein, Suiza, Mónaco y San Marino).

La normativa SEPA presenta 3 tipos de ficheros de remesas bancarias que son los tipos que realmente existen y que son los siguientes:

  • CORE: es la modalidad básica y permite realizar cobros en Euros a través de domiciliación bancaria a empresas, autónomos o consumidores finales.
  • COR1: es un subtipo del CORRE y una opción que permite acortar los plazos de anticipación de las presentaciones y resulta muy similar a las tradicionales domiciliaciones.
  • B2B: es una modalidad de remesa bancaria que permite realizar cobros en Euros a través de adeudos en cuenta solo a empresas y autónomos, es decir, no consumidores finales y que tiene un plazo de devolución reducido e incluye la ventaja (si eres tú el que emite el cobro) que no se puede solicitar el reembolso en el caso de los adeudos autorizados.

Subir remesas bancarias a tu banco

Cuando ya hayas creado tu remesa bancaria, tendrás que presentarla en tu banco. Cada entidad bancaria opera de forma diferente y a continuación te vamos a explicar algunas de las formas que tienes para subir remesas a tu banco.

La Caixa

Tienes que acceder a la aplicación Línea Abierta de La Caixa. Una vez introducidas tus credenciales, puedes empezar a tramitar los ficheros de remesas. En el menú de la izquierda, aparece el apartado «Gestión de Remesas», donde podrás añadir los ficheros de remesas que quieras entregar a la entidad bancaria para que procesen todos los recibos domiciliados.

Para poder entregar las remesas de cobro, debe hacerse mediante el «Cuaderno 19AEB» con el que podrás adjuntar el archivo con todos los recibos de cobro domiciliados y enviarlo para que la entidad de banca online la pueda cobrar automáticamente.

Banc Sabadell

Puedes utilizar la aplicación de BS online y en cuanto hayas introducido tus credenciales, dirígete al menú de la izquierda, al apartado de «Ficheros». Desde ahí puedes subir todo tipo de ficheros, incluidas las remesas bancarias que sigan la normativa SEPA.

Banco Santander

Subir una remesa de cobro o de pago de forma sencilla, lo primero que tienes que hacer es dirigirte a la web del Banco Santander Instituciones e iniciar sesión. En el menú de la izquierda, haz clic en «Gestión de Remesas», donde encontrarás dos pestañas: Órdenes de pago u Otros formatos de remesas. Si has emitido un conjunto de facturas a tus proveedores y, por tanto, haber generado una remesa de pago, haz clic en la primera opción.