Ser autónomo: las ventajas y desventajas que debes conocer

Ser autónomo: las ventajas y desventajas que debes conocer

Cada vez son más las personas que deciden hacerse autónomos siendo joven. Es decir, son muchas las personas que deciden emprender en un negocio y hacerse autónomos, uno de los primeros pasos para empezar a trabajar por cuenta propia. Aunque es un paso fácil, puede conllevar muchas incógnitas y dudas, sobre todo si eres un empresario joven dispuesto a desarrollar sus sueños

Lo que está claro es que ser autónomo es la forma más rápida, sencilla y económica para darte de alta en un negocio. Esto hace que sea una de las formas que requiere menos trámites legales y gestiones, lo que abarata los costes de un asesoramiento particular. La gestoría te va a asesorar personalmente en la gestión de tu empresa, dando un servicio privado y especializado.

Empezar de cero una empresa es una decisión muy importante y es por eso, por lo que es fundamental, conocer bien todas las ventajas o desventajas que puedan influir en tu decisión. Lo que está claro es que esta forma de empresa es idónea para formar un negocio promovido por una sola persona, empresas pequeñas con reducido número de empleados. Eso sí, ser autónomo joven es una ventaja, ya que el Gobierno ofrece muchas ayudas y subvenciones para empresarios jóvenes, con el fin de fomentar el autoempleo de jóvenes y creación de nuevos puestos de trabajo.

Sobre todo, el aumento del empleo entre los jóvenes se debió a la medida anunciada en el año 2012, por parte de la entonces ministra Fátima Báñez, una nueva medida del Gobierno para fomentar el emprendimiento juvenil. Esta medida supone, para los nuevos emprendedores menores de 30 años (35 en el caso de ser mujeres) pagarán una cuota de 50 euros mensuales durante los primeros seis meses de su actividad.

El impacto de esta cuota hiperreducida ha sido tanto positivo como negativo, dependiendo de quién opine. Si quieres saber cuáles son las principales ventajas y desventajas de ser autónomo joven, para que así tengas en cuenta tanto unas como otras a la hora de enfrentarte a esta nueva modalidad de trabajo.

Principales ventajas de ser autónomo joven

Ya no es tan caro

A menudo se anima a los jóvenes a emprender bajo el argumento de que tienen poco que perder. Esto es algo que es a medias ya que, incluso, la cuota reducida (unos 175 euros al mes) sigue siendo un lujo para muchos. Con la de 50 euros, probar suerte con un proyecto de bajo coste ya no saldrá tan caro

Regular la economía sumergida

Aunque no hay cifras oficiales sobre la economía sumergida, es algo cierto que muchos españoles salen adelante y acaban el mes gracias a pequeñas «chapuzas» o «trabajos en negro» que, evidentemente, no declaran. Así que aquellos que ganen 300 euros o más al mes de esta forma, debido a esta cuota hiperreducida de 50 euros mensuales se decidan a declararlo para cotizar.

Acabar emprendiendo en serio

Imagina que una persona que cobra por trabajos sueltos decide regularizar dichos ingresos y que en un espacio corto de tiempo consigue más clientes y que puede ganarse la vida con este tipo de trabajos. Puede que incluso le acabe compensando seguir siendo autónomo cuando se le acabe la cuota hiperreducida.

Aumento de la recaudación

Con el afán recaudatorio que está demostrando este Gobierno, a Hacienda no le hace ninguna gracia que la cuota sea tan baja. Sin embargo, quizá deberían plantearse que, si no fuese por esta cuota, muchos españoles ni se plantearían darse de alta. La recaudación, lejos de bajar, subiría.

Compatibilizar el trabajo con algún apaño

Para los que tengan un sueldo indecente, esta medida podría ayudarles a sacarse un sobresueldo que les permite llegar a fin de mes de una forma quizá menos comprometida.

Desventajas

Listas del paro manipuladas

Al Gobierno no se le escapa una de las mejores ventajas de esta medida. Si los jóvenes se animan a darse de alta como autónomos, las listas del paro bajarán y las cifras quedarán maquilladas durante, como poco, seis meses. Y pasados esos seis mese, aunque los primeros se den de baja, otros se darán de alta.

Una medida a corto plazo

La brevedad de esta cuota no parece del todo mala para el que busque un autoempleo. El que quiera ir un poco más allá, es difícil determinar qué clase de pequeña empresa puede validar el funcionamiento de su modelo de negocio en apenas seis meses.

¿Para qué sirve si no hay consumo?

Más allá de que la medida sea buena o mala, muchos se preguntarán, de qué servirá esto si el consumo no hace más que bajar. También habría que preguntarse de qué sirve que sea más fácil emprender si los ciudadanos no tienen dinero para comprar esos productos.

¿Qué ocurre con los mayores?

Aunque está bien ayudar a los jóvenes, los autónomos que llevan muchos años trabajando y ahora están con «el agua al cuello». Y ¿qué ocurre con los mayores de 40 años que se quedan en paro y tienen prácticamente vetado el acceso al mercado de trabajo? ¿No existen ayuda para ellos, aunque tengan muchas más cargas económicas que cualquier joven?

Fomento de un emprendimiento irresponsable

A veces da la sensación de que las medidas del Gobierno responden a lemas tan fútiles como «Emprende, que algo queda» o «Si no tienes trabajo, búscate la vida creándote uno». Sin embargo, ¿dónde está la responsabilidad del mensaje político? ¿Por qué se habla del emprendimiento como si fuese algo divertido y dónde nada malo puede pasar? Se debería alertar de lo complicado que es sacar un negocio adelante y de la lluvia de deudas que te podría caer si no lo consigues.